x ¡Formulario enviado!
Nos comunicaremos con tigo a la brevedad posible
x ¡Formulario enviado!
Recibirás a tu correo información importante y útil para tu empresa

Las ventanas rotas de la empresa


Una vez, con fines experimentales y para descubrir qué ocurría, se abandonó un coche en las descuidadas calles de un barrio empobrecido; éste tenía las placas arrancadas y las puertas abiertas. Así pues, a los 10 minutos de empezado el experimento, comenzó el robo de sus componentes, siendo que a los tres días no quedó nada de valor en él sino destrozos. Nuevamente se abandonó otro coche en parecidas condiciones, siendo lo único diferente en esa ocasión el que el barrio del nuevo experimento fuera en uno rico y no uno pobre. Durante una semana, el coche siguió intacto hasta que, intencionalmente, se le dañó una ventana con un martillo. El resultado del experimento a partir de ese momento fue sorprendente, porque al cabo de pocas horas el coche estaba tan destruido como el del otro barrio.


 

Este experimento tiene su origen en el artículo de 1982 titulado Ventanas Rotas de James Q. Wilson y George L. Kelling que originalmente planteaban que, si en un edificio aparece una ventana rota y ésta no es arreglada pronto, el resto del edificio poco a poco empezará a caer en decadencia, siendo finalmente destrozado por los vándalos. Si bien, esto es algo que vemos cotidianamente, la pregunta más importante es la de ¿por qué pasa esto? Siendo obviamente “porque es divertido romper cristales”. Pero, más que nada es porque la ventana rota envía el mensaje de que “aquí no hay nadie que cuide de esto”, probando que una vez que se empiezan a desobedecer las normas, rápidamente el orden comenzará a deteriorarse, casi como en un contagio.

 

Ahora bien ¿Cómo afecta esto en una empresa?

 

Si se descuidan las normas, el ambiente se deteriorará. Si tienes un ambiente de trabajo descuidado o sucio, es muy posible que en vez de mejorar empeore. Si se maneja intencionalmente mal la contabilidad, mentir a los empleados será mucho más fácil, y así los problemas irán en escalada, siendo estos la base de la corrupción en las instituciones que hacen que, en estos casos, nadie salvo los propios involucrados, puedan hacer algo al respecto.

 

El lugar y la forma en que se hacen las cosas dicen mucho de nosotros, de nuestra empresa y de nuestra calidad, pueden generarnos una mala o buena publicidad, y es especialmente importante y tarea de un buen empresario el identificar estas ventanas rotas en su empresa, para que éstas no lleguen a afectar la misma.

 

Recuerda, tanto el edificio como el auto que quedaron totalmente desmantelado, vandalizado y destruido, comenzaron con una ventana rota. Presta atención antes de que sea tarde.