x ¡Formulario enviado!
Nos comunicaremos con tigo a la brevedad posible
x ¡Formulario enviado!
Recibirás a tu correo información importante y útil para tu empresa

Di NO a la discriminación en tu empresa


¿Cuántas veces no se hemos escuchado de propuestas indecorosas de parte de algún jefe de alguna compañía a las trabajadoras de su empresa? ¿O del caso de una persona con alguna discapacidad que se ve impedida para realizar un trabajo, sólo porque la empresa no está acondicionada para que ésta pueda desempeñar una labor? ¿O más comúnmente, la historia de un alguien que fue despedido porque en su empresa “se dieron cuenta” de su homosexualidad?


En México y a pesar de los esfuerzos efectuados, la discriminación en los entornos laborales es aún latente y representa el pan nuestro de cada día para muchas personas. Ésta consiste en las prácticas, directas o indirectas, que tienen el efecto de situar a determinadas personas en una posición de desventaja en el lugar de trabajo a causa de su raza, color, religión, sexo, opinión política, ascendencia nacional, origen social o cualquier otra característica no relacionada con el trabajo que debe desempeñarse.


Son muchos los factores que llevan a que este tipo de prácticas se sigan perpetuando en las empresas; existen desde factores culturales, sociales o económicos, y casi siempre son carentes de alguna base objetiva. Sin embargo, y a pesar de que muchos pudieran reconocer esta clase de prácticas como algo reprobable, éstas se mantienen y perpetúan, en parte por el arraigo en la cultura laboral, o porque se vuelven prácticas “normales” o poco cuestionadas.


Ahora bien, para lograr su eliminación, no basta con erradicar simplemente las prácticas discriminatorias, también es necesario promover la igualdad de oportunidades y de trato en el lugar de trabajo.


Pero, ¿Cuáles son los beneficios de mantener prácticas de igualdad en la empresa? 

•    Permite a todas las personas desarrollar plenamente sus talentos.

•    Mejoran la productividad, la calidad del capital humano y la motivación, lo que mejora la eficiencia organizativa.

•    Se elige mejor a las personas adecuadas para los diversos puestos de trabajo por utilizar criterios más objetivos y sistemáticos para la selección.

•    Existe una sana y armónica convivencia entre los trabajadores que propicia a que se fortalezcan las relaciones laborales y se impulse con ello el trabajo colaborativo y de equipo.


Viendo estas ventajas podemos apreciar que son más las cosas a favor de una cultura laboral incluyente, sin embargo, pareciera por el momento que a México aún le queda mucho camino que recorrer antes de lograr una verdadera equidad e igualdad de condiciones para todos sus trabajadores. 

 

¡Contáctanos!

 

contacto@mercadr.com

(477) 717-8900